Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

WACKEN OPEN AIR 2011 - DIA 2

Leer más


WACKEN OPEN AIR 2011:

Viernes 5 de Agosto

ENSIFERUM

Ensiferum es un grupo de folk metal, viking metal procedente de Finlandia y más que conocido por todo el público y más aún en el Wacken. Saltarían a escena mientras que sonaba su archiconocida intro “By The Dividing Stream” de casi 4 minutos, tras la cual comenzarían a sonar los primeros acordes de “From Afar” perteneciente a su último disco homónimo al cual también pertenecía la anteriormente citada intro “By The Dividing Stream”.

Entre el público pudimos ver a adolescentes fervientes seguidores de la banda los cual también llevaban las pinturas de guerra que caracterizan al quinteto fines. Estos seguidores comenzaron a enloquecer mientras los temas se sucedían, un claro ejemplo fue “Token of Time” perteneciente a su primer trabajo de estudio “Ensiferum” del 2001.

Sammi Hinka, tal vez fuera el alma matter de la banda o por lo menos el que más juego daba con sus giros de cabeza haciendo molinillos sin cesar y animando al publico a que enloqueciera. La verdad es que Ensiferum son una banda amena y en ocasiones divertida (y no quiero que se mal interpreten mis palabras, lo digo en la mejor de las intenciones) sobre el escenario, y saben hacer que el público se lo pase en grande con sus temas.

Mientras que Petri Lindroos se encontró la gran mayoría del tiempo en el centro del escenario cumpliendo su cometido de tocar la guitarra y cantar al igual que su compañera Emmi Silvennoinen la cual parecía que estuviera escondiéndose de algo tras el gran escudo de atrezo que tenía delante del teclado el resto de componentes de la banda no paraban quietos sobre el escenario, parecía que estuvieran poseídos intentando y como no logrando que disfrutáramos del concierto.

“Twilight Tavern”, “Battle Song” y "Tale of Revenge" no tardarían en llegar a nuestros oídos, lamentablemente esto nos estaba indicando que el show que nos estaban ofreciendo había llegado a su ecuador. Era una lástima ver una banda como Ensiferum en esas condiciones, es decir, a esas horas de la mañana y con tanta luz, la verdad sea dicha hubiera sido increíble verles a partir de las 22:00h. Yo puedo decir que he tenido el gusto de verles y/o privilegio de verles en el Wacken Open Air en otra ocasión y cada vez que les veo me sorprenden más y me gustan más, tal vez porque lo hagan mejor o tal vez porque cada vez que les veo me siento más identificado con su estilo.

“Blood Is the Price of Glory”, “Treacherous Gods”, “Victory Song” y la más que conocida “Stone Cold Metal” serian los siguientes cortes en ser interpretados antes de llegar al final de show de aquella mañana en el increible Wacken Open Air 2011. Tras estos temas llegaría tal vez el tema más esperado y aclamado de la banda, me estoy refiriendo ni más ni menos que a la increíble “Iron” en la cual Ensiferum hicieron que todos los allí congregados cantáramos con ellos la melodía de las guitarras de Petri Lindroos y Markus Toivonen. La cuestión es que pese al no agraciado sonido de la banda este ha sido un concierto memorable y el cual no olvidaremos con facilidad.

Setlist:
01 – By The Dividing Stream (Intro)
02 – From Afar
03 – Twilight Tavern
04 - Battle Song
05 - Tale of Revenge
06 - Blood Is the Price of Glory
07 - Treacherous Gods
08 - Victory Song
09 - Stone Cold Metal
10 – Iron

PRIMAL FEAR

Primal Fear fueron la primera banda del día. Así pues, aunque coincidían de pleno en horario con Ensiferum en Metal-Wacken decidimos separarnos para poder cubrir ambos eventos dado que también teníamos muchas ganas de ver. Primal Fear al igual que Ensiferum son un valor seguro en directo, sus temas son auténtico Metal, o como ellos mismo dirían "El Metal Es Para Siempre" "Metal Is Forever". La simpatía e increíble voz de Ralph, la contundencia de Matt al bajo, la velocidad y pegada de Randy Black son razones más que suficientes para decantarse por esta increíble banda. Todo envuelto en el carisma de sus integrantes y sus ganas de tocar. Ralph tiene fuelle de sobra para parar un tren. No éramos muchos viéndoles y la hora no era la más adecuada y aun así se comportaron de una forma estupenda sobre el escenario, muy activos, agradecidos por tocar aunque fuese una escasa hora, y animando a todos sus seguidores interpretando temas de su último disco y auténticos clásicos de su trayectoria.

El concierto empezó con la más que aguda entrada de Ralph Scheepers en "Sign of Fear", personalmente creo que es un tema que está muy bien, pero no le llego ni a la suela del zapato al resto de temas que interpretaron. Tras "Sign of Fear" llegarian "Chainbreaker", "Battalions of Hate" y "Nuclear Fire" con su más que increible estribillo, pegadizo y movido que dice "Forever We Will Follow The Light,... Although We'll Burn in Nuclear Fire,... As We Can See On Our Last Flight,... It Will Take Us One Step Higher Than We Were". El bueno de Ralph nos hizo cantar hasta quedarnos afónicos, y lo digo literalmente, ya que me deje toda la voz en el concierto de los teutones Primal Fear, pero bien gustoso. También vimos a un Ralph Scheepers muy atento, y os preguntareis porque, no? pues porque aun estado en casa pidió disculpas a sus compatriotas porque hablaría en ingles para que todos los presentes pudieran entender. Pocas veces hemos visto esto con bandas alemanas en Wacken, suelen soltarse su discurso en alemán y list, pero no fue el caso de Primal Fear.

"Running in the Dust" y "16.6" siguieron los pasos de sus antecesoras "Sign of Fear", "Chainbreaker", "Battalions of Hate" y "Nuclear Fire", pero todo apuntaba que no nos quedaba mucho concierto por delante para disfrutar, pero eso sí, estábamos más que seguros que lo que se nos avecinaba seria toda la leña que podían darnos Matt Sinner, Ralph Scheepers y compañía. Y así fue porque "Seven Seals" y "Final Embrace" fueron los siguientes temas en caer haciendo enloquecer a todo el público entre el cual me incluyo, claro está. Pero como todo fan de Primal Fear sabe un concierto de los alemanes no puede terminar hasta que suena su himno. Y así fue como nos lo presentarían, es decir, nos dijeron que el metal es para siempre y que tenemos que seguir creyendo en él y empujándolo hasta lo más alto, y así es como concluyo el concierto, ni más ni menos que con la sobresaliente "Metal is Forever" en la cual perdimos toda nuestra voz intentando imitar al bueno de Ralph en el puente y estribillo gritando "Faster beats are pounding,... While the fans are shouting." "Metal is forever,... In every single matter,... Metal is forever,... Nations come together". Se nos hizo muy corto el concierto, pero no disponían de más tiempo, para desgracias nuestra. Fue un muy buen comienzo para dar paso a lo que se nos venía encima esa noche, una voz muy parecida a la de Scheepers, si la del mismisimo Rob Halford.

Setlist:
01 - Sign of Fear
02 - Chainbreaker
03 - Battalions of Hate
04 - Nuclear Fire
05 - Running in the Dust
06 - 16.6
07 - Seven Seals
08 - Final Embrace
09 - Metal is Forever

VAN CANTO

El viernes volvió a sonar una vez más en Wacken el "The Bard’s Song", pero esa vez una versión "A Capela". Van Canto es un grupo formado por cinco cantantes y un batería. Metal a capela llaman ellos a lo que hacen, un metal en el cual las voces son todos los instrumentos necesarios, bueno, a excepción de la batería para que pueda marcarles el ritmo, claro está. Sea como sea, un hombre y una mujer se encargan de las voces principales y los otros tres cantantes hacen lo que le correspondería a los instrumentos -¡sus voces llegaban a sonar como auténticos solos de guitarra!, y en ocasiones incluso parecía que estuvieran haciendo playback ya que las voces principales parecían ser las originales, esto nos paso con temas como "Wishmaster" de los fineses Nightwish o con "Rebellion (The Clans are Marching)" de los germanos Grave Digger, a quienes vimos acompañar el año pasado sobre el escenario interpretando entre otros este mismo tema, el cual da mucho juego para este tipo de metal y a esta banda en concreto.

Los alemanes consiguieron ser algo más que una mera curiosidad aunque también tenemos que tener en cuenta que no es su primera actuación en el mayor festival de Metal del mundo, es decir, el Wacken Open Air. Dieron un concierto que, aunque incluyeron algún tema propio, se centró en las versiones de bandas del calibre de Nightwish, Grave Digger, Sabaton, Blind Guardian, Manowar o los mismisimos Iron Maiden o Metallica. Como ya he dicho antes cantaron ‘Wishmaster’ de Nightwish -probablemente mejor versión de la que hacen ahora los finlandeses sin Tarja-, un trozo de ‘Masters of Puppets’, ‘Kings of Metal‘ de Manowar y cerraron a lo grande con ‘Fear of the Dark’.

La cuestión es que el público enloquecía con las versiones y cantaba junto a ellos, se notaba que les estaba gustando el concierto que estaban viendo y escuchando, claro está. Esta banda podríamos decir que comenzó como muchas otras, pero más bien como una banda que veríamos esa misma noche cerrando la velada. Si me refiero a Apocalyptica. Os preguntareis porque digo esto, no? porque ambas dos bandas comenzaron siendo meros grupos tributo o de versiones y han dado el salto a los grandes escenarios y a los grandes festivales mundiales y tras esto han empezado a componer temas propios, pero lo que la gente quiere oír son las increíbles versiones que interpretan.

Setlist:
01 - Lost Forever
02 - Wishmaster (Versión de Nightwish)
03 - One to Ten
04 - Rebellion (The Clans are Marching)(Versión de Grave Digger)
05 - Primo Victoria (Versión de Sabaton)
06 - To Sing a Metal Song
07 - The Bard's Song - In the Forest (Versión de Blind Guardian)
08 - Water. Fire. Heaven. Earth.
09 - The Mission / Master of Puppets (Version de Metallica)
10 - Kings of Metal (Versión de Manowar)
11 - Fear of the Dark (Versión de Iron Maiden)

RHAPSODY OF FIRE

No queríamos perdernos a Rhapsody of Fire en una de sus últimas actuaciones con esa formación dado que ha habido una escisión en la banda, tuvimos que sacrificar la actuación de Sodom, pero que se le va a hacer... aunque yo personalmente me podía haber ahorrado el concierto de Rhapsody Of Fire. Hace tiempo que les perdí la pista a los italianos, pero la verdad es que casi ni reconocía las canciones, incluso su himno "Emerald Sword" no llegue a reconocerlo y eso que durante años a sido mi canción favorita de los de Luca Turilli. Segun la gente con la que estuvimos comentando el concierto el setlist fue con diferencia uno de los más redondos y perfectos que habían tenido la ocasión de ver nunca en la banda. Para cualquier fan que los adore (no es mi caso en estos momentos) ese conjunto de canciones puede transportarle a otra dimensión de dragones y mazmorras. Había algo claro, que con una escasa hora yo tendría más que suficiente. El comienzo con "Triumph or Agony", de hecho, fue lo que menos me convenció, habiendo tantos temas buenos en su discografía y siendo, por ejemplo, "Knightrider of Doom" una de las sacrificadas para esta ocasión. Ya de buenas a primeras con el "Holy Thunderforce", donde la batería de Alex todavía sonaba demasiado potente y se comía un poco al resto de instrumentos. Esto es algo que estaba pasando en muchos de los conciertos este año en Wacken, muchísimos problemas de sonido, pero es lo que tiene tener tantas bandas y con estilos tan diversos entre si. Me gustó mucho que diesen fuerza a los teclados del otro Alex (Staropoli) porqué tanto el solo de esta última como por ejemplo en "Dawn of Victory" quedaron sobresalientes por encima de las guitarras. "The Village of Dwarves" fue la que más hizo saltar a la gente, aquello parecía una fiesta juglar, solo faltaban los bardos bebiendo hidromiel con sus mallas como los Edguy en el último videoclip de "Robin Hood". Poco más se podía pedir. Quise que no tocaran "Lamento Eroico" y fue uno de los momentos más moñas de todo el festival, llegando gente incluso a llorar con ella. "The March of the Swordmaster" siguió el camino de sus predecesoras. Eso si, he de decir que todo el grupo interpreto los temas a la perfección, sin ni un solo fallo y el propio Fabio Lione tal vez fue uno de los mejores cantantes de todo el Wacken 2011. Para los bises aun quedaba guerra. Las dudas de mucha gente respecto a cómo sonaría "Reign Of Terror". Fabio Lione nos hizo pasar de tonos guturales y chillones a voz nítida y clara sin despeinarse lo más mínimo y sobrado todavía de voz, interpretó a las mil maravillas "Emerald Sword", que casi ni reconozco, aunque como ya he dicho antes puede que fuera porque les perdí la pista hace mucho tiempo. Fue un concierto increíble para todo el público, pero no para mí.

Fue un placer para todos los seguidores de Rhapsody Of Fire, poder ver su último concierto con esta formación, o eso espero ya que no creo que muchos de los allí congregados supieran que es lo que estaban viendo.

Setlist:
01 - Triumph or Agony
02 - Holy Thunderforce
03 - The Village of Dwarves
04 - On The Way To Ainor
05 - Dawn of Victory
06 - Lamento Eroico
07 - Unholy Warcry
08 - The March of the Swordmaster
09 - Reign of Terror
10 - Emerald Sword

TRIVIUM

Trivium es una banda norteamericana, concretamente de Orlando (Florida). Su nombre hacer alusión a la intersección o confluencia de tres caminos en los estudios de los clásicos y la antigüedad: la gramática, la retórica, y la dialéctica.

La banda actualmente la forman Matt Heafy (voces y guitarra), Corey Beaulieu (segunda voz, guturales y guitarra), Paolo Gregoletto (bajo) y desde el 2010 Nick Augusto a la batería.

Comenzaron su carrera en el año 2000, y tras unos breves cambios de formación lanzaron su primer album "Ember to Inferno" en el 2003, que supuso un aclamado debut. Le siguieron "Ascendancy" en 2005, con toques más heavy metal, y "Crusade" en 2006. En 2008 lanzaron "Shogun", para este redactor el discazo de ese año en el mundo metalero. Recientemente han lanzado su último disco, "In Waves", que presentaban en el Wacken.

Precisamente buena parte de su setlist giró en torno a este disco, "In Waves". Sin duda cuando una banda acaba de sacar o va a sacar un álbum es como un hijo para ellos, y quieren que todo el mundo lo escuche, que se radie en las emisoras, que sus videos salgan en los canales de música, y sobre todo vender... . Pero no nos parece la mejor idea presentarse por primera vez en todo un Wacken, que les esperaba con los brazos abiertos, con un repertorio tan centrado en un disco del que sus propios seguidores apenas habían oído casi un par de temas, ya que el disco estaba a punto de salir aún. Si hubieran retenido sus ansias de promoción en aras de un concierto basado por ejemplo en temas de Shogun y Ascendancy, seguramente el resultado hubiera sido apoteósico.

Pero no fue así, y aunque no se puede decir que fuera un mal concierto para nada, ya que Trivium salió con muchas ganas y actitud, pudo haber sido mejor, teniendo en cuenta algunos temazos con que cuentan en su bagaje, y la calidad técnica que atesoran.

Como curiosidad, para este nuevo disco el bueno de Matt Heafy ha renovado look y se ha cortado un montón el pelo, ya no luce su melena sino pelo corto. Sin duda este comentario se debe a la proliferación de programas tipo "Sálvame" y revistas como "Cuore". Cambiemos también la Constitución para prohibir ese tipo de basura mediática!

Setlist:
01 - In Waves
02 - A Gunshot To The Head Of Trepidation
03 - Dusk Dismantled
04 - The Deceived
05 - Black
06 - Like Light To The Flies
07 - Built To Fall
08 - Pull Harder On The Strings Of Your Martyr
09 - Down From The Sky
10 - Throes Of Perdition

CONCURSO DE CAMISETAS MOJADAS

¡El concurso de camisetas mojadas! Hay varios a lo largo del Wacken, así que podéis elegir a cual asistir. Antes de empezar el concurso, hubo un hecho que demuestra que las mujeres son iguales en todo el mundo. Estaba un alemán todo tranquilo, con sus amigotes, dispuesto a ver tranquilamente el concurso de camisetas mojadas, cuando una mano femenina le agarró y lo sacó de allí, mientras al pobre hombre le caía una buena bronca. Como os podéis imaginar, pasado el primer segundo de sorpresa inicial, la carcajada que se generó fue de las que hacen época, entre los hombres que quedamos allí sin ser reclamados por alguna mano femenina.

Bueno, vamos al concurso de camisetas mojadas. No hubo problema en encontrar voluntarias. Subieron a la carpa de lucha libre y allí las bañaron haciendo uso de unas regaderas. Al llevar camisetas blancas, todos os hacéis una idea de lo que pasó cuando fueron regadas con agua… aunque bueno, la mayoría se quitaron sus camisetas, para que pudiéramos votar con más datos… y las que ganaron se despojaron de cuantas vestimentas llevaban…. ¡Lo que hace la gente para ganar una camiseta, un vestido o lo que sea del Wacken!

Tras ello, sin más dilación, empezaba la lucha en aceite entre mujeres. Éstas eran luchadoras profesionales, que luchaban en una bañera de aceite dentro del ring. La ganadora era la que conseguía arrancar primero el tanga a la otra luchadora… aunque al final ambas quedaban sin tanga, y ambos tangas eran subastados, llegándose a pagar incluso 30 euros por los mismos…

Como podéis ver el Wacken es mucho más que un festival de metal. Y a la carrera salimos de la carpa de lucha, para acudir a la siguiente cita del día, pero no antes si tomarnos nuestras cervezas de rigor.

JUDAS PRIEST

Llegaba el turno del concierto de uno de los cabezas de cartel, de un grupo que sería cabeza de cartel en cualquier festival, incluso en uno que fuera de música comercial y mainstream, o al menos incluso ahí debería serlo dada su importancia en la historia de la música y más concretamente del género que nos concierne, su volumen de ventas de discos en... 42, sí..., 42 años de historia!!

Estamos hablando de los británicos Judas Priest, una banda que acuñó el término “heavy metal” que habían comenzado a definir en paralelo los Sabbath, Purple, Zeppelín y compañía. Un grupo que creo una estética propia y una forma de entender la música.

Precisamente Judas Priest está viviendo en estos momentos su época más convulsa desde la marcha de Rob Halford, su carismático cantante conocido como el “Metal God”, uno de los personajes míticos del heavy metal junto a Lemmy u Ozzy, allá por el comienzo de la década de los noventa, y su reentré en la banda en el 2.003 que supuso la salida de su reemplazo hasta entonces Ripper Owens.

Y es que uno de los fundadores del grupo, Mr. Kenneth Downing Jr., más conocido por KK, uno de los dos hachas del grupo que tantos dobles punteos y riffs nos han dejado para la gloria, ha abandonado hace unos meses el barco, una marcha no exenta de polémica. Aunque inicialmente ambas partes, KK y la banda, han intentado aparentar una ruptura amistosa, las informaciones y revelaciones surgidas luego provenientes de fuentes fidedignas, como managers, gente de confianza y demás, reflejan una situación de tensión y descontento que forzó la salida de Downing.

Este asunto de hecho aún colea, y hay quien habla de que en los próximos meses pudiera surgir alguna otra noticia bomba, incluso hay rumores sobre el descontento y posible marcha de Halford. Por su parte la banda acaba de anunciar que han reunido ya entre 12 y 14 temas para un inminente nuevo álbum, que sería el primero sin Downing en sus filas, aunque probablemente el material o gran parte del mismo se habría grabado quizás con él aún en la banda.

En esta gira se presentaba entonces el nuevo guitarrista de los Judas Priest, Richie Faulkner, hasta entonces guitarrista de Lauren Harris, la hija de Steve Harris, lo cual nos hacía presagiar los peores temores.

Hemos de decir que si bien quizás no ha sido el mejor concierto de Judas que este redactor ha visto a la banda en cuanto a calidad de la interpretación, sonido, y por supuesto, la ausencia de KK y el no poder ver al mítico guitarrista es algo que resta enteros a la gran cotización del grupo, no obstante el Wacken tiene un poder mágico para los conciertos de los cabezas de cartel, a esas horas de la noche en que el público acude en masa hasta los escenarios centrales, se iluminan las luces del escenario, y la llama de la calavera de vaca, logotipo del Wacken, que está emplazada en lo alto de los escenarios ruge y se alza sobre Wacken como el ave Phoenix, se produce un efecto catalizador y se aplica un factor de aumenta a las actuaciones que tienen lugar sobre las tablas de esas verdes praderas de la localidad germana.

Y es que a pesar de que se eche de menos la presencia de KK, y de las maneras un tanto altaneras del Sr. Faulkner, en primer lugar por ser un debutante en una banda histórica, y segundo por estar sustituyendo ni más ni menos que a uno de los músicos más importantes, influyentes y queridos de la puta historia del rock.

A nuestro juicio tuvo demasiados momentos de protagonismo, con unas poses y alardes que podríamos calificar de chulescas, y su indumentaria, que aunque encajaba perfectamente dentro de la estética del grupo, era quizás demasiado llamativa y recordaba precisamente la ausencia del único guitarrista que podría llevar ese tipo de indumentaria “priestiana” aparte de Glenn Tipton, que no es otro que Mr. KK Downing.

Quizás sea la nostalgia de KK la que nos lleva a despotricar un poco sobre el pobre Richie Faulkner. Pero también es verdad que a los fans más acérrimos de la banda ha sentado mal como han reescrito solos he introducido nuevas partes en clásicos para el lucimiento del rubio guitarrista en directo. Y esto siendo un completo desconocido hasta el momento. Si Judas fuera una empresa o un banco, la plantilla estaría comentado que este tío tiene un megaenchufe... .

A pesar de ello, y por los motivos comentados antes, y por la calidad que sigue atesorando el sacerdote a pesar de la falta del entrañable Downing, fue un buen concierto, un concierto digno de un cabeza de cartel de Wacken. La gente disfrutó, la gente hacía headbanging como locos, en particular un par de rubias junto a este redactor y sus compañeros, algunos de los cuales estaban más pendientes de ellas que del concierto todo sea dicho, pero eso ya es otra historia... y pertenece a la magia de Wacken.

En temas míticos como Breaking the Law Halford dejó que fuera el respetable el que cantara prácticamente de manera íntegra la canción. A algunos les parecerá un detalle de frontman zorro viejo, otros lo verán fatal y creerán que en realidad estaba descansando porque ya no está para muchos trotes. A estos últimos nos gustaría verles con 60 tacos como tiene recién cumplidos cantando “Painkiller” (vale, habrán bajado tonos, no la canta igual, no puede con las partes álgidas, pero como sigue cantando este hombre y a ver quién cojones canta eso como en el disco si no es el con unos años menos...), arrastrando esas levitas de cuero imposibles con kilos de tachas a modo de lentejuelas, y moviéndose de esa forma que en cualquier otra persona podríamos calificar casi de ridícula pero que el Metal God hace grande.

Y al final ese “Hell bent for Leather”, con su moto, y de nuevo la sensación de haber visto a una de las bandas más grandes de la historia del metal, y aunque no sea perfecto porque no está KK, sin duda es un gran espectáculo.

Setlist:
01 - Rapid Fire
02 - Metal Gods
03 - Heading Out to the Highway
04 - Judas Rising
05 - Starbreaker
06 - Victim of Changes
07 - Never Satisfied
08 - Diamonds & Rust (Joan Baez cover)
09 - Dawn of Creation / Prophecy
10 - Night Crawler
11 - Turbo Lover
12 - Beyond the Realms of Death
13 - The Sentinel
14 - Blood Red Skies
15 - The Green Manalishi
16 - Breaking the Law (cantada por el público)
17 - Solo de batería / Painkiller
18 - The Hellion / Electric Eye
19 - Hell Bent for Leather
20 - You've Got Another Thing Comin'

AIRBOURNE

Como se dice en estas ocasiones “A la tercera va la vencida”, si, nos ha costado tres intentos el conseguir ver a Airbourne de noche en el más grande y multitudinario festival de metal de todo el mundo, el Wacken Open Air, pero lo hemos conseguido. La primera vez fue hace 4 años donde casi estuvieron abriendo el festival. Al año siguiente, es decir, hace 3 años ya tocaron un poco más tarde y como no, lo dieron todo sobre el escenario, pero seguían teniendo excesiva luz solar. Pero como ya he dicho antes “A la tercera va la vencida” y por esa razón nos acercamos a probar suerte, y tanto que suerte la que tuvimos ya que fue un concierto más que increíble el que nos ofrecieron los australianos.

Con 15 minutos de antelación, a eso de las 00:30h aproximadamente comenzaría el concierto de “Joel O’Keeffe” y los suyos sonando una intro de lo más conocida, se trataba de la banda sonora de Terminator 2, tras la cual comenzarían a vibrar el suelo del Wacken con “Raise The Flag”, tema perteneciente a su “No Guts, No Glory”, y en el que el publico enloquecería al hasta niveles insospechados coreando el estribillo de tan increíble tema de los australianos. El segundo corte de la noche no sería otro que “Born To Kill”, la verdad es que este cuarteto sabe hacer las delicias del respetable. Aunque suenen a sus compatriotas AC/DC pero un poco más rápidos hay que reconocer que es lo que el público quiere ver y oír. Vimos público de todas las edades, lo cual nos alegra ya que las generaciones más joven no solo escuchan el metal más extremo o solo el Power Metal, sino que también dan oportunidad al Rock N’ Roll o Hard Rock. No todo el mundo tiene ocasión de ver o de haber visto a AC/DC, pero por el contrario Airbourne es más fácil de verles y de poder disfrutar de sus shows tanto en salas pequeñas como en festivales multitudinarios como este.

Una inmejorable puesta en escena en la cual la gran parte del peso la llevaba el gran frontman “Joel O’Keeffe”. El tercer tema en caer fue “Diamond In The Rough” a partir de este momento comenzaría el autentico espectáculo de la noche. Si los primeros temas de la banda fueron unos temas fuera de serie, pero ya no se trataba exclusivamente de la música, sino que estábamos viendo como “Joel O’Keeffe” y los suyos hacían disfrutar de lo lindo a los allí congregados.

“Chewin’ The Fat” y “Blackjack” serían las sucesoras de la anteriormente citada “Diamond In The Rough”. Estábamos disfrutando de lo lindo con estos dos temas cuando en medio de "Blackjack" “Joel O’Keeffe” nos señalo lo más alto del escenario, por encima de los focos y se puso a subir para posteriormente realizar un increíble solo de guitarra mientas que sus compañeros mantenían las bases rítmicas sin que el público les hiciera excesivo caso dado que su frontman se encontraba a mas de 20m de altura. Ya sabemos que esto es algo muy típico de Airbourne, pero jamás nos cansaremos de verlo y de disfrutar de ello.

“Bottom Of The Well” fue el sexto corte de la noche tras el cual llegaría "Cheap Wine & Cheaper Women" tema en el que “Joel O’Keeffe” brinda ante el público con una botella de vino, lo cual parece que le gusta mucho ya que de un trago se ventila más de media botella. Ya he visto a esta banda en 5 ocasiones y la verdad es que cada vez que les veo me gusta más su Rock & Roll y me sorprenden más, y como consiguen que la gente enloquezca con sus temas.

Como ya he dicho antes “Joel O’Keeffe” es el alma matter de Airbourne y es la estrella por excelencia. No queremos menospreciar al resto de la banda Ryan O’Keeffe, David Roads y Justin Street ni muchísimo menos, pero “Joel O’Keeffe” es Airbourne. Este joven australiano es una mezcla el propio Angus Young y el difunto Bon Scott, hasta el punto en que la voz nos recuerda a Scott y Young en su forma de tocar la guitarra y hasta algunas de las poses que toma sobre el escenario.

“Girls In Black” y “No Way But The Hard Way” nos avisaban que el ecuador del concierto de aquella noche había pasado y con creces, este último tema mencionado era el 9º de un total de 12. La verdad es que le vimos ingerir todo tipo de alcohol durante el show, y mucha cantidad aunque no tanto como nos tiene acostumbrados. Cerveza, Vino, Whisky o Bourbon, esperamos que no sea así, pero llegamos a escuchar que su sueño es terminar o mejor dicho seguir los pasos de su compatriota Bon Scott. “Joel O’Keeffe” reventó un par de cervezas con la cabeza, lo cual suele ser parte del show.

“No Way But The Hard Way” fue la siguiente canción en caer. En mi modesta opinión un tema autocrítico o autobiográfico de la banda donde reconocen cosas de las cuales ya hemos hablado con anterioridad como el exceso de alcohol, las juergas que se corren esto tíos, en definitiva nos cuentan como en la vida de una banda del rock que triunfa, o como lo ha pensado todo el mundo en los 80. A nivel musical este tema consiguió que todos los allí presentes estuviéramos cantando el estribillo junto a Ryan O’Keeffe, David Roads, Justin Street y cómo no, el inigualable “Joel O’Keeffe” el cual tras terminar esta increíble canción presentaría ni más ni menos que “Too Much, Too Young, Too Fast” tras un rato en el cual habría desaparecido del escenario para dar protagonismo Ryan O’Keeffe, David Roads y Justin Street, los cuales se marcarían una base rítmica muy pegadiza y muy reconocible por todos, efectivamente estoy hablando “Too Much, Too Young, Too Fast”. Lamentablemente para nosotros la noche se nos había hecho muy corta y tras este glorioso tema el cual cantaríamos a gritos la banda desaparecería de escena presagiando el final. Pero realmente no sé quien tenía más ganas de que siguiera el concierto, si el público allí presente o los propios Airbourne.

Por esa misma razón tras desaparecer toda la banda de escena tras terminar con la increíble “Too Much, Too Young, Too Fast” volvería a aparecer el mismísimo “Joel O’Keeffe” para preguntarnos si queríamos más fiesta, si estábamos preparados para más caña y estábamos dispuestos a correr salvajemente con ni más ni menos que “Runnin’ Wild”, pero no sin antes haber disfrutado de la inmejorable "Stand Up for Rock 'N' Roll". Un inmejorable concierto el que nos ofrecieron los australianos de “Joel O’Keeffe” Airbourne.

Ya estoy deseoso de poder volver a verles. Si alguien no a tenido la oportunidad de ver a esta joven banda de Rock, que no se pierda bajo ningún concepto el próximo concierto que den, merece la pena verles. Aunque no solemos hacer esto en Metal-Wacken, tenéis la oportunidad de ver casi íntegro el concierto de Airbourne junto con el de otros muchos grupos en nuestra sección principal.

Setlist:
01 - Raise The Flag
02 - Born To Kill
03 - Diamond In The Rough
04 - Chewin' The Fat
05 - Blackjack
06 - Bottom Of The Well
07 - Cheap Wine & Cheaper Women
08 - Girls In Black
09 - No Way But The Hard Way
10 - Too Much, Too Young, Too Fast
11 - Stand Up for Rock 'N' Roll
12 - Runnin’ Wild

APOCALYPTICA

Se percibían las ganas de ver a Apocalyptica en escena, a pesar del más que increíble concierto que nos habían brindado Airbourne y Judas Priest. Yo estaba un tanto reticente de verles ya que después de la marcha que nos habían metido los australianos en el cuerpo tal vez Apocalyptica nos bajarían un poco el ritmo, pero es que es un grupo del que no te cansas, apreciando siempre algo nuevo en sus canciones. Si además, precisamente tienen algo que presentarnos y ese algo es del nivel espectacular de su última obra es como para no perdérselo si te consideras fan de esta banda, o como muchos suelen hacer, ir por ver al público femenino que es lo que más abunda en sus conciertos, y sobre todo en las primeras filas.

En varias ocasiones salió de boca de Eicca Toppinen el título de su último trabajo "7th Symphony" a lo largo del concierto, como muestra de ello los dos primeros temas que fueron interpretados por el cuarteto fines. Los encargados de abrir la noche fueron “On The Rooftep With Quasimodo” y “2010” los que iniciaron la dosis de oscura brillantez de una banda que ha día de hoy mama de igual manera del thrash que del heavy metal tradicional o del ghotic, con la música clásica de fondo, por supuesto. Desde este instante ya levantaron al personal que acompañó con palmas en “Grace”. Aunque evidentemente el siguiente tema fuera acogido con más entusiasmo dado que estamos hablando ni más ni menos que de la mismísima “Master Of Puppets” la cual haría enloquecer a todos y cada uno de los allí presentes aquella noche. El público de Apocalyptica ya cuenta con mucha gente seguidora acérrima de su propio legado y no se juntan en sus conciertos tantos seguidores exclusivos de aquellos viejos clásicos. El grupo no necesita de un frontman o cantante, ya que ellos se sobran y se bastan para moverse en el escenario como pocos podrían imaginar cargando con sus chelos. Tras “Bring Them to Light” y "Last Hope" llegaba el turno de otra versión habitual como la de “Nothing Else Matters” la balada heavy por excelencia y donde pudimos ver al público femenino disfrutar como el que más. "Inquisition Symphony", la versión de Sepultura, cuya fuerza hizo que la gente enloqueciera. El concierto estaba teniendo un sonido increíble, y todo sonaba brutal incluso en alguna ocasión nos pareció ver algún circle pitting entre el público.

Fue un momento de mucha adrenalina para el cuerpo, pero esto no terminaría aquí, era la hora de mi canción preferida de Metallica, de un tema al cual en los últimos años los propios Metallica han dado más importancia. Un tema perteneciente a su primer LP "Kill'em All", no quedaba mucho de concierto, tan solo tres temas más, pero no podía faltar el “Seek And Destroy”, la mejor de las versiones de todo el concierto con un público cantando el estribillo junto al grupo tantas veces como hiciera falta.. Tras este momento la descarga el grupo no necesitó pasar a un tema de los más agresivos porque "I Don't Care" fue la mejor recibida o de las mejores recibidas de la noche, y eso que posee un estribillo contundente y pegadizo. Si para los seguidores hay un tema emblema del grupo es este sin duda. A raíz de ahí ya solo quedaba subir la agresividad de la descarga con el último tema de la noche “Hall of the Mountain King”.

Y como he dicho para terminar no podía faltar el clásico entre los clásicos “Hall Of The Mountain King” dejando una formidable sensación en Wacken, aunque al grupo se le pudiera exigir alguna que otra pieza más. Para mí un remate total al concierto hubiera sido el inigualable “One” de Metallica que les hemos visto bordar en más de un festival, pero el grupo cumplió con un concierto de sobrada calidad que para sus seguidores fue más que suficiente. También es cierto que cada vez necesitan menos tirar de versiones, aunque personalmente las prefiero. La gente aprecia por completo sus propias canciones, lo cual aplaudimos ya que muestra un crecimiento que en sus inicios nadie podía imaginar. Mientras las bandas tributo sin más aliciente triunfan, estos se han resistido a quedar como una anécdota ofreciéndonos un legado propio. En definitiva un gran concierto el que ofrecieron los fineses.

Setlist:
01 - On the Rooftop With Quasimodo
02 - 2010
03 - Master of Puppets
04 - Grace
05 - Bring Them to Light
06 - Last Hope
07 - Nothing Else Matters
08 - Inquisition Symphony
09 - Seek & Destroy
10 - I Don't Care
11 - Hall of the Mountain King

 
contador de visitas