Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

Edguy + Kottak

Leer más


EDGUY & KOTTAK:

Domingo 16 de Octubre/ Rock Star Live (Barakaldo).

Es curioso como hoy en día la gente parece quejarse del número de conciertos que hay y de los días de la semana en que tocan. Parece que el que haya dos seguidos, o que sea un día de la semana fuera del viernes o sábado se convierte en algo tan penoso para algunos como las horas extras en el trabajo o una visita al dentista.

Esta claro que la situación económica es la que es, y los sueldos no dan para todo, pero seguro que hay cosas más irrelevantes en las que nos gastamos el dinero (tabaco, alcohol, cafés, chuches..), y es bueno invertir en cultura, tanto para disfrute y formación personal como para que podamos seguir gozando de estos acontecimientos en las inmediaciones de nuestros pueblos.

Algunos recordamos que hace unos años teníamos que peregrinar a lugares como Puentelarreina, Bergara o Donosti para ver, muy de vez en cuando, algún concierto, y sinceramente ni mirabas el día de la semana que era.

Hoy en día tenemos la suerte de contar con salas y promotoras que traen regularmente a buenos grupos a sitios como Barakaldo, a tiro de lapo para la muchos vizcainos.

Tras esta perolata, con la que algunos coincidirán y otros no... pasamos a comentar la visita de Edguy a Barakaldo el pasado domingo 16 de Octubre en la sala Rock Star de Megapark.

Seguro que el profesor de mates Edgar Zimmerer no podía ni por asomo imaginarse allá por el año 1.992 que el mote que cuatro por aquel entonces granujientos estudiantes le habían puesto para reirse de él iba a lucir en camisetas sobre el pecho de muchos melenudos en conciertos y festivales: Edguy.

Han pasado casi 20 años, y la evolución y trayectoria de Edguy se puede decir que ha sido paralela a la de su carismático líder y frontman, Tobias Sammet. Han pasado del power metal melódico inicial a un hard rock metal metal ecléctico, sin olvidar guiños a sus primeros tiempos. Aunque no podríamos dejar de comentar que algo le ha ocurrido a Edguy en los últimos años... lo que parecía una “aventura” ocasional, una noche loca poniendo cuernos, de Tobias con Avantasia, acabó casi en cambio de pareja, la amante sustituyó a la esposa, y pese a que a algunos no les guste, hoy por hoy Edguy es la banda de los colegas de Tobias Sammet, sus colegas de toda la vida, a quienes no abandona.

Bien es cierto que siguen sacando temas y discos interesantes, aunque las últimas entregas no han sido tan afortunadas en mi modesto opinión, para gustos están los colores, es indudable que Sammet tiene toneladas de creatividad y sabe tocar muchos palos (esto no lo interpretéis mal, que hay muchos rumores sobre la sexualidad de Tobi... a nosotros mientras componga y cante bien, nos da igual si es hombre de carne o de pescado... o de tutti fruti).

Nos presentaban su último redondo, “Age of the Joker”, en el que mezclan temas más experimentales y rockeros como “Pandora’s box” con algún medio tiempo más metalero. Relacionado con la introducción de esta crónica, era domingo, y no hay metro para volver, así que seguramente eso y la presencia la noche anterior en esa misma sala, Rock Star, de la reina del metal Doro Pesch influyó en que la asistencia, sin ser mala, no fuera la que pudiéramos pensar para un grupo tan seguido como Edguy.

Teloneaban Kottak, el grupo de James Kottak (quien lo diría con ese nombre eh...), el batería de los dinosaurios teutones Scorpions desde hace 15 años, y previamente miembro de bandas como Warrant o Kingdom Come. Pero el estilo que maneja el señor Kottak es distinto del hard rock melódico de los alemanes, más bien es un crossover de rock y punk, no es el estilo que iríamos a ver en directo la mayoría de la gente que estábamos allí , pero no podemos negar que nos divertimos casi más que con lo que suele ser habitual con los teloneros de muchos conciertos que a priori puedan ser más acordes con el grupo principal.

Apoyado en su escudera, la guitarrista Steph, nos recordó que eran de USA, y desde el primer minuto se metió al público al bolsillo, lo que son las tablas que otorga el estar en una megabanda como Scorpions, oiga. Que Kottak quería que cantáramos, pues cantábamos, que moviéramos los brazos de un lado a otro, pues se movían. Todo ello aderazado con el lanzamiento de balones playeros, brindis con tinto hispano, bajada del escenario y paseíllo entre el respetable, y un momento de recuerdo a los rockeros que nos han dejado, en el que no pudo faltar Mr. Ronnie James Dio ("It's time to say goodbye)

Por si fuera poco, cambió durante un par de temas las 6 cuerdas por las baquetas para recordarnos a qué se suele dedicar cuando no gira con su propia banda. Además realizó un original juego con su camiseta, llevando varias puestas, y una tras otra fueron apareciendo camisetas de Kate Perry, Edguy, Scorpions (para la versión del "Holidays" de los escorpiones, primero fidedigna y a mitad de canción punkarra y macarra como sólo este hombre podría hacerla), para terminar con una camiseta de su propio grupo.

En definitiva, todo un espectáculo que calentó el ambiente para recibir al grupo principal.

Setlist Kottak:

Do you Want to Play?
Let´s do it Tonite
So Disconnected
I love Rock and Roll" (sólo comenzó los primeros riffs del tema de Joan Jett & the Blackhearts)
Ripped
Holidays
Time to Say Goodbye
Rock and Roll Forever

Y llegó el turno del cabeza de cartel. Pudimos apreciar que llevaban varias luces del mismo tipo que las que habían traido recientemente "In Flames" a esta misma sala, aunque en mucha menor cantidad. Como comentario aparte, los Edguy se habían traído su propia mesa de sonido, señal de que no querían jugársela (la verdad es que este cronista ha visto unas cuantas veces a Edguy y recuerda actuaciones de todo tipo, incluso una de ellas en la que el cantante se acordaba de la anterior y se disculpó por ella). Hemos de certificar que pese a que hipotecó una buena parte del espacio de la parte central de la sala, a nivel de sonido valió la pena.

Lo primero que nos sorprendió fue que el guitarrista Jens Ludwig apareció tocando sentado. Se le veía muy mala cara, pálido y sudoroso. No fue hasta el tercer tema, "Tears of a Mandrake", que Tobias Sammet nos explicó que estaba sentado, "no porque le pasara nada a sus tobillos, ni a sus rodillas, ni a sus codos, que aunque", según él, "estaban raros, eran así porque llevaba un tiempo girando y al estar su novia muy lejos..." (en fin..., el resto lo dejamos a vuestra calenturienta imaginación), era "porque se encontraba enfermo". No hacía falta que nos lo jurara, porque como os contamos mal aspecto tenía un rato. Por eso hemos de agradecer que no cancelaran el concierto, a costa del sufrimiento del pobre Jens, que hay que decir que clavó los solos y las canciones incluso en ese estado.

Y es que Edguy son unos buenos músicos, el único pero que alguna vez les hemos puesto ha sido que a su líder, Tobias Sammet, a veces se le ha ido un poco la olla, y se ha perdido entre discursos interminables e interminables interactuaciones con el público. Pero a tenor de lo visto este día en la Rock Star, parece que el carismático y futbolero (el Bilbao Osasuna que nos dijo...) vocalista y compositor ha madurado y cada vez va encontrando mejor el ritmo a los conciertos.

Aún así, la enfermedad de Jens supuso un tijeratazo a la duración del mismo, dejando de tocar unos tres temas. No obstante, mejor eso que la cancelación, sin duda. Pero quizás hubiera sido mejor para nuestro gusto el cancelar el sólo de bateria que se marcó Felix Bohnke, que aunque divertido por ser a ritmo de la música del equipo A de fondo, interrumpido cuando se levanto de su silla un instante con la frase "I am the one and only" de la canción del mismo título de Brian Adams, no aportó nada nuevo al mundo del rock. Seguro que el bueno de Jens prefirió esos minutos de descanso que le brindó el sólo de su compañero.

Fue una noche extraña, por encontrarnos la mesa de mezcla (no es muy habitual en salas meter una mesa tan grande), por la enfermedad del guitarrista de Edguy, las locuras de Kottak... . Por ser rara, hasta durante la interpretación del último tema, King of Fools, de repente los Edguy se pusieron a arpegiar la parte central del Seventh Son de los Maiden, y Tobias musitó con voz grave y seria las líneas de Dickinson correspondientes.

Pero no sé si porque lo bueno si breve dos veces bueno (al que se inventó esta frase habría que abofetearle con guantelete de cota de malla, dos veces) o por qué razón, fue quizás la mejor interpretación que este cronista ha visto a Edguy.

Gracias a los que habéis leído esta crónica, y nos vemos en los concier (y en los bares).

Setlist de Edguy:

Nobody’s Hero
The Arcane Guild
Tears of a Mandrake
Rock of Cashel
Lavatory Love Machine
Babylon
Superheroes
Robin Hood
Solo de batería
Ministry of Saints
Vain Glory Opera
King of Fools

Crónica: Ionothorn.
Fotos: Urtzimetal.

KOTTAK

EDGUY

 
contador de visitas