Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

Amon Amarth + Septic Flesh

Leer más.


Domingo 30 de Octubre/ Rock Star Live (Barakaldo).

En esta bienvenida avalancha de conciertos que estamos teniendo desde Septiembre hasta casi Navidad, nos tocaba recibir la visita de los vikingos Amon Amorth, teloneados por el grupo heleno Septic Flesh.

Así que aterrizamos una vez más en la céntrica y bien comunicada sala Rock Star, y observamos con complacencia que la entrada iba a ser alta para tratarse de un domingo, y de hecho esto fue lo que constatamos poco después. Y es que los suecos se encuentran en un momento dulce, tanto en lo compositivo como en cuanto a popularidad se refiere, gozando del beneplácito del público metalero y siendo uno de los grupos con más tirón actualmente, como ya tuvimos ocasión de comprobar en un Wacken en el que sin ser cabezas de cartel oficiales tuvieron una afluencia de público mayor que algunos de los que teóricamente ocupaban esta anhelada posición.

Mención aparte se merece su exitosa gira por tierras norteamericanas, territorio a priori nunca fácil para las bandas europeas, pero los vikingos han hecho honor a su historia y como si de sus drakkar y snekkes hubieran desembarcado en costas yankis, han sembrado el death metal por doquier en el nuevo mundo.

Es por ello que esperábamos una buena descarga de death metal vikingo en la Rock Star.

En torno a las 20:00h saltaron a escena los Septic Flesh. Este es un grupo de los más importantes de su país, Grecia (sí, esos que se han pasado por el forro de sus Kinder Sorpresa lo del rescate financiero de la UE y van a hacer un referéndum, sí, los del colega Papandreu), en cuanto al metal más underground se refiere, con permiso de sus compatriotas Rotting Christ. Había pues, a juzgar por la estética y las camisetas con logotipos luciferinos de algunos de los presentes, una parte del público que había ido a presenciar con especial interés la descarga de los griegos, y es que no es un grupo fácil de ver por estos lares, lo que motivó la presencia de habitantes de inframundos aún más profundos que por los que se mueven las huestes de los Amon Amarth. Incluso por un momento pensamos ver asomar por allí las tres cabezas de Cerberus, el monstruoso can que guarda las puertas del Hades en la mitología griega.

Cabe destacar que uno de los miembros de Septic Flesh, el bajista y cantante Spiros Antoniou (si se me escapa un Flash que sepáis que es el maldito corrector ortográfico, no es que me mole Flash Gordon, aunque a la princesa Aura ya le hacía yo un favor...) es el reputado artista gráfico conocido con el nombre artístico de “Seth Siro”, autor de las portadas de grupos como Kamelot, Exodus, Decapitated, Job for a Cowboy, Vader, Moonspell, Belphegor, Rotting Christ, Flowing Tears, Caliban, Soilwork, Paradise Lost, sólo por citar a "unos pocos" de sus ilustres clientes, y por supuesto... aquí no se aplica lo de que en casa del herrero cuchillo de palo, y él realiza también las portadas de Septic Flesh.

Septic Flesh se mueven entre el death y el gothic metal ambiental, orquestal, progresivo y oscuro, con ligeros toques electrónicos en algún que otro de sus álbumes. Como veis apenas tocan palos. A modo de complemento visual para su apuesta musical llevaban un par de carteles o póster en los que se podían ver motivos cristianos y masónicos mezclados, una especie de Cristo crucificado con el título de "The Arquitect" en lo alto de la cruz, donde normalmente luce el cartel de "Inri". Aparte se veía un triángulo en la parte superior que es uno de los símbolos masónicos para representar a Dios, o "el arquitecto" como ellos le llaman. Así que jugando, y supongo que polemizando con conceptos religiosos, del mismo modo que sus letras.

Es una pena que no gozaran de un gran sonido. La batería se oía muy mal y sonaba débil, el doble bombo y los platos apenas se distinguían. Del mismo modo y debido a la ecualización del sonido, la presencia de las guitarras fue casi anecdótica hasta el penúltimo tema. No obstante, no podemos negar que los griegos pusieron actitud y ganas, sobre todo comparados con algunos grupos de estilo similar que hemos tenido ocasión de contemplar. Su cantante Seth pedía constantemente al público que enarbolara la cornamenta metalera que el insigne Dio (que en paz descanse) nos legó.

Setlist de Septic Flesh:

The Vampire from Nazareth
We, the Gods
Pyramid God
A Great Mass of Death
Anubis
Five-Pointed Star

Formación de Septic Flesh:

Sotiris Vayenas – guitarra, voces limpias
Spiros "Seth" Antoniou – voz gutural, bajo
Christos Antoniou - guitarra, samples y orquestaciones
Fotis Benardo – batería, percussion

Tras la calma que precede a la tormenta…, tras la espera habitual entre actuación de telonero y banda principal, liberadora para algunos que aprovechan para evacuar sus aguas menores o mayores, tranquilizadora para otros que dan rienda suelta a sus vicios en forma de volutas de humo en el exterior de la sala o de preciosas gotas de etílicos brebajes en las barras del local, y espera agónica para los que aguardan dentro con ansia el ver a sus ídolos, las luces se apagaron y comenzó a sonar en “crescendo” la ya habitual introducción en forma de marcha victoriosa y épica que precede a las descargas de las bestias de Tumba.

Entre humo y cegadoras luces teñidas de rojo aparecieron los Amon Amarth interpretando el tema “War of the Gods” con el que comienza su última entrega, la sólida y monolítica epopeya “Surtur Rising”, la cual nos presentan en esta gira. Y es que el universo de Amon Amarth es el de su mitología nórdica, la de los nueve mundos, con sus dioses de moral ambigua, sus valkirias y sus gigantes, como Surtur.

Johan apareció con su habitual y sempiterno cuerno o trinkhorn, una pieza muy elaborada con motivos vikingos y de gran capacidad volumétrica a juzgar por el tamaño del recipiente, en proporción al del barbudo vocalista. Pudimos apreciar que Olavi ha sustituido las filigranas doradas mitológicas que adornaban su Explorer en la gira anterior por una suerte de lobo tribal que evoca a unas llamaradas rojas.

El sonido durante los primeros temas no fue el mejor, especialmente perjudicada se vio la potente voz del simpático y bonachón gigante Johan (este de carne y hueso), cuyos guturales serían capaces de helar el infierno, pero que en estas primeras canciones en algunos momentos apenas se apreciaban.

Johan nos preguntaría instantes después si estábamos preparados para una noche de metal, a lo que el público respondió con estruendo. Instantes después comenzarían a interpretar uno de sus temas más habituales en sus setlist de los últimos años: “Runes to my memory”, tema con una inconfundible temática vikinga.

Le siguieron dos temas más de su última obra “Surtur Rising”, “Destroyer of the Universe” y “Live without regret”. Y es que el setlist estuvo principalmente basado en este su último disco, y en el anterior, “Twilight of the Thunder God”, con unas pocas concesiones a discos previos.

Y entre esas concesiones por supuesto no podía faltar la canción que ya se ha convertido en un himno de Amon Amarth, “Pursuit of Vikings”, con sus notas parapareadas (que no tarareadas, los que conozcáis la canción sabréis a que me refiero) por el respetable como si de un “Paquito el Chocolatero” vikingo se tratara (por ejemplo, “Olaf el Hidromielero”).

He de decir que rara vez he visto en la Rock Star, o aún más, me atrevería a decir que en la mayoría de los conciertos patrios vistos en salas, tamaños “circle pitting” como los que se montaron en varias ocasiones durante la actuación de los suecos. Parecía que estuviéramos en el Wacken. Y para acabar de realzar esa sensación, vimos a dos “crowd” surferos avanzando en volandas sobre el público hacia el escenario. Impresionante. Si hay un grupo que pueda conseguir todo esto, ese grupo es Amon Amarth.

Vuelta al “Surtur Rising” con “For Victory or Death”. Generalmente cuando un grupo presenta un nuevo disco y toca muchos temas del mismo en el setlist, esto no agrada a parte del público que espera o bien temas míticos o bien la ocasión para que por fin toquen en directo ese tema raro que nunca tocan y que le gusta a uno... , pero tratándose de un disco tan excelente como “Surtur Rising” no nos importó demasiado que tocaran seis de los dieciséis temas de la noche de este álbum.

Johan brinda con nosotros con su cuerno, brindis bien respondido con unos cuantos cuernos alzados entre el público, y nos comenta que la siguiente es una canción del disco “Twilight of the Thunder God” dedicada según él a sus antepasados, “Varyags of Miklagaard”, cuyo nombre y letra hace alusión a la famosa Guardia Varanguiana del emperador de Bizancio (Miklagaard era el nombre vikingo para Constantinopla), compuesta por aguerridos vikingos Varegos (uno de los pueblos que acabaría formando lo que hoy es Rusia).

Llegó el momento para la interpretación de los dos últimos temas que nos dedicarían esa noche de “Surtur Rising”, “Slaves of Fear” y “A Beast Am I”.

Tras ellos la sala acogió con goce un tema más antiguo, el “Ride For Vengeance “ de su álbum ''Once Sent from the golden Hall”. La locura volvió a apoderarse del público en forma de un nuevo y brutal “circle pitting”.

Vuelta al segundo disco más utilizado esa noche, “Twilight of the Thunder God”, con dos temas: “Embrace of the Endless Ocean” y “Free Will Sacrifice”.

Cabe comentar que pese a que no llevaban una puesta en escena ni con gran parafernalia ni con excesivos medios de iluminación, simplemente varios láseres y unas pocas de las luces de nueva generación que se están popularizando (y que recientemente pudimos ver en los conciertos de In Flames y de Eguy, esas redondas compuestas de un montón de leds más pequeños), Amon Amarth consiguió gracias a su equipo de iluminación una puesta en escena muy cuidada, y acorde con la temática y sentimiento de cada tema. Así en canciones como “War of the Gods” o “Destroyer of the Universe” el escenario se bañaba completamente en una luz roja intensa, en cambio en “Embraces of the Endless Ocean” este resplandor era de un precioso tono azul.

Turno para el álbum “With Oden on Our Side” con el tema “Asator” (otro de los nombres nórdico-germánicos del dios del trueno, Thor). Posteriormente con el “Death in Fire” del “Versus the World” interpretarían el “ritual” de decirnos adiós y despedirse provisionalmente, pues el bis estaba por venir.

Tras el pertinente “Beste bat, beste bat...” de la peña (todo el mundo sabe que los músicos metaleros de todo el mundo tienen que ir a Euskera en el insti cuando estudian... por narices..., y sino mirad los continuos “Eskerrik asko” de Johan, y su “On Egin” en uno de los brindis con su cuerno), los bárbaros del norte no se hicieron mucho de rogar y regresaron a escena para interpretar dos temazos más, dos temas emblemáticos del “Twilight of the Thunder God”, el homónimo que da nombre al disco y el de nuevo parapareado (¿habré inventado un nuevo verbo?, ¿me esperará el valhalla o el sillón de la I mayúscula en la Real Academia de la Lengua?) “Guardians of Asgaard”.

Sobres estas dos canciones iba a decir que pusieron al público en pie, pero... amiguetes esta frase sólo vale para conciertos de Julio Iglesias y la entrega de los Goya, los metaleros somos gente sana y respetuosa y vemos los conciertos siempre de pie, así pues digamos que pusieron al respetable como Berserkers en plena orgía de sangre y destrucción (¡somos vikingos o no somos vikingos!)

Terminada su actuación Amon Amarth recibió una más que merecida ovación y numerosos aplausos mientras se despedían haciendo gala de su habitual simpatía y carisma. Incluso pudimos apreciar como Johan, tras terminar la cerveza de su cuerno, repostaba con una lata de Guinness que tenía en el escenario (si es que incluso tienen buen gusto cervecero...).

Y con esto y un kebab terminó esa noche metalera. Hasta la próxima, sed buenos y felices.

Desde Metal-Wacken nos gustaría dedicar esta crónica a un gran fan de Amon Amarth que por diversas circunstancias no pudo acudir al concierto.

Ionothorn

Setlist de Amon Amarth:

War of the Gods
Runes to My Memory
Destroyer of the Universe
Live Without Regrets
The Pursuit of Vikings
For Victory or Death
Varyags of Miklagaard
Slaves of Fear
A Beast Am I
Ride For Vengeance
Embrace of the Endless Ocean
Free Will Sacrifice
Asator
Death in Fire

Bis:

Twilight of the Thunder God
Guardians of Asgaard

Formación de Amon Amarth:

Johan Hegg - Voz
Ted Lundström - bajo
Olavi Mikkonen - guitarra
Johan Söderberg - guitarra
Fredrik Andersson - batería



SepticFlesh



Amon Amarth

 
contador de visitas