Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

AMARANTHE + DEALS DEATH + SMASH INTO PIECES

Leer más.


Concierto de AMARANTHE + DEALS DEATH + SMASH INTO PIECES en la sala Rock Star de Bilbao, Viernes 21 de Marzo del 2014.

La velada del 21 de Marzo tuve la oportunidad de estar en la sala Rock Star de Bilbao viendo la actuación de tres fantásticas bandas: Smash Into Pieces, Deals Death y, por supuesto, Amaranthe como cabeza de cartel.

La apertura de puertas tuvo lugar hacia las siete, y llegadas ya las ocho menos cuarto, no parecía que fuera a haber demasiada gente. La sala estaba medio llena, lo cual no es decir mucho debido a las dimensiones de dicha sala. Sin embargo, la cantidad de público no pareció disgustar ni un ápice a la banda sueca “Smash Into Pieces”, que salió al escenario con las primeras notas de “Heroes (as we are)”. Sin duda yo no sabía qué esperar de ellos ya que no había escuchado nada antes, pero me sorprendieron muy gratamente. Ya desde este primer tema, el vocalista, Chris Adam Hedman, nos encantaba con esa voz tan versátil que iba desde melodías suaves y dulces hasta los guturales más cañeros. Claro que Per Bergquist, guitarrista y vocalista, apoyaba muchísimo con sus coros, logrando con ellos armonías que daban más cuerpo a sus temas.

Sin embargo esto solo era el principio. Siguieron con “Crash And Burn” y, tal y como ya prometían, la banda al completo lo daba todo en el escenario. Tal vez el más parado fuera el cantante, que apenas se movía unos pasos de lado a lado, sin embargo, el resto del grupo suplía perfectamente esa falta de movimiento. Tanto los guitarristas, Benjamin “Banjo” Jennebo y Per Bergquist, como el bajista, Viktor “Wirre” Vidlund, parecían estar disfrutando al máximo ya que constantemente sacudían la cabeza al ritmo de la música, muy coordinados entre sí hasta al saltar. Incluso el batería, Isak Snow, aporreaba su instrumento como si no hubiera mañana.

Con su tercera canción “A Friend Like You” pasaron a un ritmo más lento pero igualmente melódico y pegadizo con el que disfruté al máximo. Tal vez la voz del cantante se perdía un poco entre los instrumentos, tanto en este tema como en el resto de su espectáculo, sin embargo a mí me sorprendieron igualmente con su sonido.

Continuaban con “Unbreakable”, el tema que da nombre a su álbum, un tema cañero muy similar a otros de bandas como “Three Days Grace” o “Daughtry” entre otros. Continuaron con “Colder”, el primer single de su álbum ya nombrado. Fue un tema de estribillo fácil de recordar, al menos la melodía, intenso y potente, con un punteo perfectamente ejecutado. En mi opinión hicieron una muy buena elección escogiendo esta canción como single.

Los Smash Into Pieces terminaban su espectáculo, por desgracia, y su último tema, “Fading”, no nos decepcionaba. Comenzaba lento, apenas un atisbo de guitarras y voz, para llegar finalmente a un estribillo potente y a un solo impresionante. Terminaron su actuación, no sin antes mencionar a la banda cabeza de cartel, Amaranthe, un detalle a tener en cuenta que los otros teloneros no tuvieron. Sin duda, a mí me dejaron muy buen sabor de boca.

Apenas veinte minutos o media hora después salían a escena Deals Death, banda también sueca liderada por el descamisado vocalista Olle Ekman, los guitarristas Erik Jacobson y Sebastian Myrén, el bajista Fredrik Ljung y el batería Janne Jaloma.

Entraron rompiendo con “Point Zero Solution”, el tema que da nombre a su último álbum, cargado de melodía, sin duda musicalmente llamativo. Personalmente su género no está, ni de lejos, entre mis favoritos, sin embargo ellos lo dieron todo en el escenario y fue un espectáculo entretenido.

Continuaban con “Flatline”, otro tema de este último álbum ya nombrado, tras el cual el vocalista nos dedicó unas palabritas. Si algo le caracterizó, además de su estética escasa en ropa, fue esa boca de la que salían más “fucking” que cualquier otra palabra. Sin embargo la banda, o tal vez el vocalista, tenía loco al público, que lo daba todo con ellos, sobretodo la gente de las primeras filas.

Seguían con el tema “Collapse” de su álbum titulado “Elite”. Fue un tema duro, con melodías de teclado de fondo que pasaban un poco desapercibidas entre el resto de instrumentos. Un solo de guitarra daba paso a un cambio hacia la mitad de la canción, que la volvía más melódica y menos pesada.

Continuaron con varios temas, alternando entre canciones de su último disco y el anterior a éste, pasando por “The Separation”, “Erradicated”, “Beyond Reason”, “Passion for Infinity” para acabar finalmente con “Fortified”, un tema que recoge muy bien su estilo, con guitarras muy melódicas, agudos guturales, cambios de ritmo… Sospecho que un placer para aquel al que le guste el género. Con esto, cerraban su actuación.

Por fin, pasada media hora, llegaba el momento cumbre. La banda, también sueca, Amaranthe, cabeza de cartel, subía al pequeño escenario abriendo su actuación con “Future On Hold” Los vocalistas salieron en orden de aparición en la canción, comenzando por Jake E. con su característico aspecto militar, seguido de cerca por Henrik Englund con sus graves guturales, y terminando con la espectacular Elize Ryd y sus agudos infinitos. Defendieron la canción, con el público cantando con ellos. Siguieron rápidamente con “1.000.000 Lightyears” de su álbum “Amaranthe”. Lo cierto es que la acústica de la sala tal vez no les permitió sonar mejor, pero defendieron los temas con una fidelidad casi de disco. Llegado el momento de los punteos, durante los primeros temas no se apreciaban lo suficiente ya que la guitarra de Olof Morck sonaba lastimosamente baja.

Tras una breve charla, continuaban con “Leave Everything Behind”, un tema que comienza con caña desde el primer segundo. A pesar de lo pequeño que era el escenario, donde apenas parecían caber los seis componentes, supieron ingeniárselas para moverse de un lado a otro, cada uno a su estilo. Si algo hay que decir de ellos es que se complementan a la perfección: Jake E. aporta seriedad y calma mientras que Elize Ryd fue todo sonrisas, movimientos elegantes y gestos para con el público.

Su siguiente tema, “Infinity” siguió en la línea del resto: voces armonizadas a la perfección, arregladas con un eco descomunal para darles cuerpo, y música ejecutada perfectamente también, casi como si estuviéramos escuchando el álbum directamente.

Prosiguieron con “Automatic” y, en el mismo instante en que comenzaron a cantar las primeras frases de la canción, el público comenzó a jalear y a cantar con ellos. Siguieron con “Razorblade”, tema del álbum “The Nexus”. Una vez más, impecable, a pesar de que el volumen de la guitarra, más apreciable en los solos, estaba demasiado bajo y hacía que no se pudiera disfrutar al máximo del tema. Sin embargo, con su siguiente canción “Theory Of Everything” solucionaron el problema, consiguiendo un sonido incluso mejor, a pesar de la acústica de la sala.

Llegados a este punto del concierto, algo había quedado demostrado y es que Amaranthe es un grupo que se defiende perfectamente en directo, a pesar de lo complicada que su música es. Poco importa lo mucho o poco que lleven disparado teniendo en cuenta que defienden sus canciones, incluso les dan tintes nuevos en algunos puntos. Jake E. es de lo más pulcro cantando, su voz no falla ni un ápice, sus melodías son impecables y se ciñe a ellas estrictamente, mientras que Elize Ryd defiende su parte en los temas e incluso se arriesga a ir más allá en ocasiones, sin importarle que alguna que otra vez no salga como esperaba y su afinación falle ligeramente. No podemos olvidar a Henrik Englund, cuya voz de graves guturales afina a la perfección y transmite tanta energía y fuerza.

En este punto, hacia la mitad del concierto, la banda abandonó el escenario dejando solo a Morten Lowe Sorensen, el batería de la banda sueca, que nos dedicó un solo de batería potente y atronador hasta que, como en la lejanía, comenzaron a sonar las primeras notas del conocido tema “Burn With Me”, una canción más lenta aunque igualmente potente. Jake E. salió primero, junto con el guitarrista y teclista Olof Mork, y el bajista Johan Andreassen, y se colocó en el borde del escenario, donde comenzó a cantar. Poco después reapareció Elize, que parecía quedarse en un segundo plano incluso en el potente estribillo, donde sus voces armonizaban a la perfección.

Prosiguieron con temas como “Afterlife”, “Mecanical Illusion”, “Hunger” o la más electrónica “Electroheart” para, finalmente, llegar a uno de los temas que el público más esperaba: “Amaranthine”. Los suecos abandonaban el escenario, dejando a Elize al frente, comenzando la canción con su dulce voz siendo coreada por toda la sala, hasta el punto de dejar de cantar para alargar el micrófono al público. Tras esa introducción tan emotiva, el resto de la banda volvía al escenario para darle caña al tema, defendiéndolo a la perfección.

Por último, como tema “final” tocaron “Call Out My Name” antes de despedirse y bajar del escenario.

Sin embargo, y como era de esperar, no podían irse así. Su gira no se llama “The Invincible Tour” por nada. Así que, tal y como ya sabíamos, después de hacerse de rogar un poco, la banda regresaba al escenario con la perfectamente armonizada “Invincible” seguida casi sin pausa por su single más conocido “The Nexus”.

Hay que reconocer que Amaranthe sabe defenderse en directo y cumplir con sus fans. Sin duda fue una velada muy satisfactoria, y no solo por ellos, los cabeza de cartel, sino también por sus teloneros, dos bandas de mucho nivel.

Aquí os dejamos más fotos:

SMASH INTO PIECES

DEALS DEATH

AMARANTHE

 
contador de visitas