Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

Airbourne

Miercoles 15 de Diciembre del 2010 // Santana 27, Bolueta (Bilbao)
Leer más.


AIRBOURNE

Como se dice en estas ocasiones “A la tercera va la vencida”, si, nos ha costado tres intentos el conseguir ver a Airbourne en directo en la gira de presentación de su “No Guts, No Glory”. En la primera ocasión que se suspendió el concierto se debió a una indisposición de su cantante “Joel O’Keeffe”, aunque se rumoreaba que se trato de una juerga bestial que se corrieron y que no estaban en condiciones de poder actuar, pero eso no lo sabremos a ciencia cierta. La segunda vez se suspendió el concierto debido a la erupción del volcán Islandés el cual hizo cerrar todo el espacio aéreo europeo. Pero como ya he dicho antes “A la tercera va la vencida” y por esa razón nos acercamos a probar suerte, y tanto que suerte la que tuvimos ya que fue un concierto más que increíble el que nos ofrecieron los australianos.

A eso de las 21:35h aproximadamente comenzaría el concierto de “Joel O’Keeffe” y los suyos sonando una intro de lo más conocida, se trataba de la banda sonora de Terminator 2, tras la cual comenzarían a vibrar las paredes de la sala Santana 27 con “Raise The Flag”, tema perteneciente a su “No Guts, No Glory”, y en el que el publico enloquecería al hasta niveles insospechados coreando el estribillo de tan increíble tema de los australianos. El segundo corte de la noche no sería otro que “Hellfire”, la verdad es que este cuarteto sabe hacer las delicias del respetable. Aunque suenen a sus compatriotas AC/DC pero un poco más rápidos hay que reconocer que es lo que el público quiere ver y oír. Vimos público de todas las edades, lo cual nos alegra ya que las generaciones más joven no solo escuchan el metal más extremo o solo el Power Metal, sino que también dan oportunidad al Rock N’ Roll o Hard Rock.

Pudimos disfrutar de grandes temas y una inmejorable puesta en escena en la cual la gran parte del peso la llevaba el gran frontman “Joel O’Keeffe”. El tercer tema en caer fue “Chewin’ The Fat” a partir de este momento comenzaría el autentico espectáculo de la noche. Si los primeros temas de la banda fueron unos temas fuera de serie, pero ya no se trataba exclusivamente de la música, sino que estábamos viendo como “Joel O’Keeffe” y los suyos hacían disfrutar de lo lindo a los allí congregados. Como muestra “Joel O’Keeffe” nos demostró como era capaz de abrir, o mejor dicho, reventar latas de cerveza de medio litro con la cabeza, eso si, no sabemos si terminaría con un dolor de cabeza de los que hacen historia ya que fueron un total de 10 latas durante todo el concierto.

“Diamond In The Rough” y “Blonde, Bad And Beautiful” serían las sucesoras de la anteriormente citada “Chewin’ The Fat”. Estábamos disfrutando de lo lindo con estos dos temas que hablan de unas increíbles mujeres que son, rubias, preciosas y malas, unos autenticos diamantes en bruto tal y como citan estos grandiosos temas. Lo destacable de “Diamond In The Rough” fue cuando “Joel O’Keeffe” se dispuso a cambiar de guitarra, tal vez por temas de afinación o bien por cualquier otro motivo, la cuestión es que sufrió varios problemas técnicos con su Gibson SG roja, al más puro estilo de Angus Young. Hasta el momento había estado utilizando una Gibson Explorer blanca.

“Girls In Black” fue el sexto corte de la noche. Todos los amantes de Airbourne y aquellos que ya les hayan visto con anterioridad sabrán que es uno de los temas por excelencia de los compatriotas de AC/DC. Todo aquel que les haya visto en algún festival sabrá que en este tema “Joel O’Keeffe” enloquece a la guitarra y termina subiéndose a unos 20 metros de altura sobre el escenario, sin ningún tipo de sujeción, ni de arnés que le proteja de una caída, y que una vez a esa altura sigue con su solo de guitarra. Pues en este caso no pudo ser ya que la sala Santana 27 no disponía ni de tanta altura ni de ninguna estructura por la cual poder escalar, por esa razón “Joel O’Keeffe” se sentaría sobre los hombros de un roadie o pipa el cual estaría andando entre el público mientras que “Joel O’Keeffe” nos deleitaba con su solo de guitarra mientras meneaba la cabeza como si estuviera poseído.

Como ya he dicho antes “Joel O’Keeffe” es el alma matter de Airbourne y es la estrella por excelencia. No queremos menospreciar al resto de la banda Ryan O’Keeffe, David Roads y Justin Street ni muchísimo menos, pero “Joel O’Keeffe” es Airbourne. Este joven australiano es una mezcla el propio Angus Young y el difunto Bon Scott, hasta el punto en que la voz nos recuerda a Scott y Young en su forma de tocar la guitarra y hasta algunas de las poses que toma sobre el escenario.

“Bottom Of The Well” y “Cheap Wine & Cheaper Women” nos avisaban que el ecuador del concierto de aquella noche había pasado. “Bottom Of The Well” pasaría sin pena ni gloria frente a su sucesora“Cheap Wine & Cheaper Women” en la que una vez más “Joel O’Keeffe” nos demostraba que es capaz de beber media botella de vino antes de comenzar con el tema. La verdad es que le vimos ingerir todo tipo de alcohol durante el show, y mucha cantidad. Cerveza, Vino, Whisky o Bourbon, esperamos que no sea así, pero llegamos ha escuchar que su sueño es terminar o mejor dicho seguir los pasos de su compatriota Bon Scott. “Joel O’Keeffe” seguía reventando cervezas con la cabeza, como ya he dicho antes fueron un total de unas diez durante todo el show.

Una vez más “Joel O’Keeffe” nos volvió a sorprender cuando sobre el escenario se volvió a subir sobre los hombros del otro roadie o pipa para tocar otro solo de guitarra y cantar parte de uno de sus temas. “Born To Kill” nos indicaba que no quedaba mucho por delante antes que acabara aquella velada, pero Airbourne todavía se guardaban unos cuantos ases en las mangas. No se despedirían sin hasta el último ápice de su espíritu roquero sobre el escenario, y lo que no es el escenario.

“No Way But The Hard Way” fue la siguiente canción en caer. En mi modesta opinión un tema autocrítico o autobiográfico de la banda donde reconocen cosas de las cuales ya hemos hablado con anterioridad como el exceso de alcohol, las juergas que se corren esto tíos, en definitiva nos cuentan como el la vida de una banda del rock que triunfa, o como lo ha pensado todo el mundo en los 80. A nivel musical este tema consiguió que todos los allí presentes estuviéramos cantando el estribillo junto a Ryan O’Keeffe, David Roads, Justin Street y como no, el inigualable “Joel O’Keeffe” el cual tras terminar esta increíble canción presentaría ni más ni menos que “Too Much, Too Young, Too Fast” tras un rato en el cual habría desaparecido del escenario para dar protagonismo Ryan O’Keeffe, David Roads y Justin Street, los cuales se marcarían una base rítmica muy pegadiza y muy reconocible por todos, efectivamente estoy hablando “Too Much, Too Young, Too Fast”. Lamentablemente para nosotros la noche se nos había hecho muy corta y tras este glorioso tema el cual cantaríamos a gritos la banda desaparecería de escena presagiando el final. Pero realmente no se quien tenia más ganas de que siguiera el concierto, si el público allí presente o los propios Airbourne.

Por esa misma razón tras desaparecer toda la banda de escena tras terminar con la increíble “Too Much, Too Young, Too Fast” volvería a aparecer el mismísimo “Joel O’Keeffe” para preguntarnos si queríamos más fiesta, si estábamos preparados para más caña y estábamos dispuestos a correr salvajemente con ni más ni menos que “Runnin’ Wild”. Aunque tal vez la pregunta estuviera mal hecha ya que el que corrió salvajemente entre el público fue el propio “Joel O’Keeffe” mientras interpretaba este inmejorable tema. Con esto lo que consiguió fue que el publico pasara de la banda y les diera la espalda por ver que es lo que hacia. En una de estas se subió sobre una de las barra y comenzaron a interpretar el “Paranoid” de los mismísimos Black Sabbath. Cuando logró llegar otra vez al escenario terminarían “Runnin’ Wild” y volverían a desaparecer de escena. Pero el público quería más y más y Airbourne querían darles un poco más. En ese momento “Joel O’Keeffe” saltaría al escenario una vez más con su botella de whisky o Bourbon y tras pegarle un trago que no cualquiera aguantaría presento el ultimo tema de la noche, un tema que hacia honor a la botella que tenia en las manos, no era otra que “Blackjack”. Una vez más consiguieron hacer enloquecer a todos y todas. Un inmejorable concierto el que nos ofrecieron los australianos de “Joel O’Keeffe” Airbourne.

Ya estoy deseoso de poder volver a verles, lastima que de momento la primera oportunidad que tendré será en el Wacken Open Air, si antes no vienen otra vez por aquí cerca. Si alguien no a tenido la oportunidad de ver a esta joven banda de Rock, que no se pierda bajo ningún concepto el próximo concierto que den, merece la pena verles.

Setlist:
01- Raise The Flag
02- Hellfire
03- Chewin’ The Fat
04- Diamond In The Rough
05- Blonde, Bad And Beautiful
06- Girls In Black
07- Bottom Of The Well
08- Cheap Wine & Cheaper Women
09- Born To Kill
10- No Way But The Hard Way
11- Too Much, Too Young, Too Fast
BIS 1:
12- Runnin’ Wild
BIS 2:
13- Black Jack

 
contador de visitas