Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

SLAYER - WORLD PAINTED BLOOD

Leer más.




La banda de culto americana Slayer, lo ha vuelto a conseguir, el grupo thrash por excelencia nos deleita tras casi 30 años a sus espaldas con un nuevo larga duración (Y ya van 11 señores), a la que han bautizado con el nombre de “World Painted Blood”; que mas o menos nos viene a decir lo que nos vamos a encontrar en s interior.

Antes de comenzar los preliminares del análisis, tengo que advertir que me siento orgulloso de estar frente a un disco que vuelve a romper moldes en lo que Slayer significa y aunque si bien sigue una tónica similar a los anteriores, vemos un sonido bastante más limpio aunque de todas formas típico de la banda, que en los anteriores trabajo, así pues el que pretenda encontrar en este álbum un fiel reflejo de lo que hace tiempo hicieran con el “Hell Awaits” o el mismísimo y archiconocido “Reign In Blood”, solamente les invito a no escuchar este discazo, puesto que no lo van a encontrar.

Si entramos algo más en materia, podemos decir que se trata de un plástico de once temas llenos de caña desde el primer rif hasta la última nota, con una duración cercana a los cuarenta minutos que provocará que mas de uno se levante de la silla al escucharlo y más de dos queden extasiados con sus de nuevo frenéticos ritmos.

Con un recurso muy típico, los “yankis” nos presentan el primer tema homónimo al trabajo, “Word Painted Blood” aparece bajo una introducción que francamente no le hace justicia, aunque nos va preparando de manera paciente a lo que nos encontraremos más adelante (No únicamente dentro del tema, sino del disco). Sencillos y eficaces rifs abren el tema más largo del disco, ya que si por un lado contiene una intro, el resto de la pieza hace gala de una convicción propia de la formación, con su correspondiente potencia y estribillo de fácil seguimiento, que se proclama a los cuatro vientos como el primer himno del disco.

“Unit 731” extrañamente empieza extraordinariamente bajo y tranquilo, aunque por otro lado no tarda en aportar el granito de arena al disco. Se trata de uno de esos cortes que se rigen por ofrecer mucho sin preguntar, en un espacio corto de tiempo ya que si Slayer nos ha enseñado algo con el paso de los años, ha sido que les importa más bien poco que sus temas tengan dos minutos o cinco para dejarnos boquiabiertos, y este es uno de los casos.

El que para mi resulta uno de los temas claves del disco va a ser “Snuff” con una guitarra tremendamente alucinante en los primeros acordes, dejan muy claro que el señor King es un virtuso de la velocidad a las cuerdas, sus ritmos le proclaman como uno de los cortes que protagonizan el disco, con sonidos altamente pegadizos que incitan al headbanging desde la primera a la última nota, por otro lado la lírica es terriblemente convincente y por otro lado correcta, será ese “Action...” el que nos guié dentro de la misma, con un carácter que podríamos definir como grito de guerra.

Y continuamos esta vorágine de metal con “Beauty Throught Disaster” con un poquito de descanso para el cuerpo, con un tema que roza ritmos propios del Doom metal, que quedan muy correctos en el disco hasta que definitivamente la composición adquiere un “mejor” sentido, para volver a demostrarnos que lo que mejor saben hacer es meter caña.

“Hate worldwide” es otro de los cortes del disco que sentencian con claridad esa fiereza que buscan en sus temas y esas ganas de machacar al personal, hasta que no nos podamos ni mover, son rifs salvajes de imposibles ejecuciones, es decir, en definitiva lo que mejor sabe hacer el guitarra de la formación americana, y este es un tema en los que lombardo menos se luce, porque tenemos ejemplos de esos que claramente terminarían por partir o la batería, o la propia escena.

El corte de titulo mas enrevesado y largo, será casualmente el central titulado “Public Display os Dismemberent” y tiene una primera parte suave en la que se superpone la guitarra, para dejar luego paso a una potente voz, curiosamente será el solo el que baje la intensidad de la canción, no en cuento a calidad se refiere, para que de nuevo Tom Araya siga “destrozando” nuestros tímpanos.

Cuanto menos curioso se podría definir “Human Strain” con un claro sentimiento de ambigüedad entre la contundencia y las ganas de romper, estas últimas no llegando a manifestarse en todo el tema, las guitarras suenan de manera repetitiva con una fuerte carga dentro de una profunda simplicidad, de hecho podemos apreciar una parte terriblemente sencilla con una guitarra impropia de los americanos, que la voz aprovecha perfectamente para lucirse con unos “coros” de excepción.

Americon, representa el típico caso de quiero y no puedo, de hecho lo he intentando escuchar varias veces para sacar alguna connotación que se quedara por el camino, pero salvo una extrema agresividad en su “Americon...” es un tema que podría pasar altamente desapercibido, ya que ni siquiera el solo esta al nivel de los otros muchos que se presentan en esta obra.

Afortunadamente, vendrá a ser “Psychopathy Red” la que devuelva al disco esa brutalidad propia de Slayer, con bestiales rifs desde la primera parte y esas rápidas líricas, tan fenomenalmente aprovechadas por Araya. De nuevo a manos del bajista, resaltar las impresionantes partes que definen el silencio de instrumentos a favor del su instrumento, donde el propio vocalista nos deja claro que también es una fiera con su instrumento y que este no tiene secretos para él después de tantos años.

Con una intro muy tranquila y cordial, aparece “Playing with Dolls”, aunque esto ocurra únicamente en el primer momento cuando lleno de garra comience lo verdaderamente interesante. Se podría decir que es un tema que funciona a franjas, ya que hay partes en las que la voz contrasta perfectamente con la sencilla guitarra y en cambio aparece un estallido, que precede al imponente solo estrella de la canción. Se trata del tema en el que mejor se adapten las líneas vocales a nivel compositivo, sin duda alguna todo un temazo.

Para cerrar este genial trabajo, otro temita de esos que contienen caña porque sí, “Not of this God”, una extraordinaria velocidad inicial que se une a esa capacidad de Araya para dejarnos sin cabeza tal y como he especificado más arriba. Nos presentan una parte en la que la batería toma las riendas de la canción para que la voz juegue en el tema, de manera un tanto extraña, tras lo que otro de esos virtuosos solos, nos despidan de la mejor manera posible; efectivamente con más caña hasta el final, que queda abierto hacia lo que podamos pensar sobre próximos temas de la banda americana.

En conclusión, un disco que pone de manifiesto el gran estado de forma por el que están pasando los Slayer, se trata de algo nuevo con un sonido claramente sorprendente, que no para de dejarnos reminiscencias de aquello que fueron en su día y que crasamente han mejorado.

SLAYER son:
Tom Araya - Voz y Bajo
Jeff Hanneman - Guitarra
Kerry King - Guitarra
Dave Lombardo - Batería

TRACKLIST:

1 World Painted Blood
2 Unit 731
3 Snuff
4 Beauty Through Disorder
5 Hate Worldwide
6 Public Display Of Dismemberment
7 Human Strain
8 Americon
9 Psycopathy Red
10 Playing With Dolls
11 Not Of This God

Puntuación: 7'1

 
contador de visitas