Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR ó CANCELAR

Hellfoz
Epica spain
GoymarFest
BLUE COUPE gira
KRISTONFEST
TWISTER OPEN AIR FESTIVAL
GOTTHARD Barcelona
Tim Ripper Owens Gira
Extreme gira

FREEDOM CALL - LEGEND OF THE SHADOWKING

Leer más.


<

De la gran ola de power metal que asoló el panorama metálico allá por los últimos años de la década de los 90 y primeros del nuevo milenio no hay excesivamente muchos grupos que mantengan prácticamente intacto su legado con dignidad y buena repercusión y aceptación. Uno de ellos, y probablemente de los pocos que quedan, son los alemanes FREEDOM CALL. Un grupo siempre caracterizado por tres cosas: la presencia a la batería del gran Dan Zimmerman (Gamma Ray), la inconfundible y clara voz de Chris Bay, y, sobre todo, sus agradecidas y amables composiciones para cualquier fanático de este estilo llamado power metal… No obstante, cuando en una conversación entre verdaderos fans de este estilo suele surgir el nombre de la banda alemana el resultado suelen ser miradas de complicidad y pocos comentarios al respecto. No serán quizás nunca una banda que llegue al nivel o al reconocimiento de los más grandes, pero siempre estarán ahí para sacar una sonrisa en los acólitos del estilo y hacernos disfrutar en sus conciertos a bases de melodías fáciles y estribillos altamente épicos y pegadizos…

Así pues, tras dos discos notablemente diferentes en 2005 y 2007, ambos con las melodías típicas de la banda pero con propuestas de sonido claramente separadas, contando con un “Circle of Life” muy bombástico por un lado y contemporáneo o moderno por otro, y un “Dimension” que recuperaba a los más melódicos y simplistas FREEDOM CALL, sin destacar en demasía entre su carrera, el cuarteto germano regresa con un disco que también será recordado en ésta por incluir un elemento que hasta ahora quizás no habíamos visto en ellos, es decir, el de cierta oscuridad en algunas composiciones y, sobre todo, el de la teatralidad a la hora de incluir en sus temas la historia del Rey de Bavaria Ludwig II, inspirándose en la extravagante historia de este personaje y su intrincada relación con el compositor Richard Wagner, su personalidad apasionada y artística y sus atormentados años de vida tras la fundación del Primer Imperio Alemán aquel 1 de Enero de 1871, algo que supuso su decadencia personal hasta su muerte en 1886.

El resultado de toda esta mezcla, de fusionar los elementos más bombásticos y épicos de la banda con la teatralidad de contar una historia oscura y decadente pero llena de pasión por el arte es un disco que, para los fans de la banda, va a resultar tremendamente agradable de escuchar. Porque mantiene toda la esencia del grupo, porque nos trae nuevos himnos que seguramente se instalarán como fijos en sus próximos setlists (“Thunder God”, “Tears of Babylon”, “Remember!”…) y porque además nos trae una nueva cara que explorar acerca de las composiciones de Zimmerman y Bay, los medio tiempos más decadentes y oscuros (términos siempre en relación al estilo del grupo, por supuesto) tal y como veremos un poco más adelante.

En lo que respecta a este “Legend of the Shadowking”, FREEDOM CALL estructuran su escucha (consciente o inconscientemente) en lo que podríamos fijar como 3 actos no reconocidos pero si apreciables en ella.

El primero de ellos lo componen los 5 primeros temas del álbum. Cortes que nos recuerdan a los más antiguos FREEDOM CALL, brindándonos la siempre agradable oportunidad de disfrutar de coros grandilocuentes, ritmos cabalgantes y estribillos facilones y épicos, remarcables momentos que no se puede perder cualquier fan que se precie puesto que, si hay algo que se puede y se debe destacar de los germanos, es que saben cómo hacerlo, saben poner el acento en esos momentos que serán posteriormente momentos de gozo y grito en un concierto, y así les ocurre al clásico y predecible “Out of the Ruins” o a su sucesor “Thunder God” el cual mantiene la épica y sube unos cuantos puntos la potencia y contundencia de la banda gracias a un sencillo y simplista estribillo que posee muchísima pegada. “Tears of Babylon” tiene todas las papeletas para mantenerse en los futuros conciertos de la banda, gracias a un aporte orquestal muy evidente y muy similar a aquel “Land of Light” de su tercer álbum, mientras que los dos siguientes, “Merlin – Legend of the Past” y “Resurrection Day” pasan algo más desapercibidos dada su linealidad rítmica (doble bombo a piñón fijo), aunque en el primer caso contemos con un estribillo intenso y bastante atractivo.

El segundo acto es para los cortes 6 al 9. Cuatro temas que, sobre todo en los tres primeros casos, exploran el lado más atenuado de la banda. “Under the Spell of the Moon”, “Dark obssesion” y “The Darkness” se caracterizan por la profundidad de su base rítmica, la potente presencia de la batería y el bajo para dar potencia a un trío de medio tiempos que se suceden en teatralidad y que expresan acertadamente esa fase de desesperación y reclutamiento en sus propias pesadillas que sufre el Rey Ludwig II en la última fase de su vida. “Remeber!” es un rayo de luz en clave de power metal como mandan los cánones que no hace sino intensificar la ausencia de la misma en los tres cortes previos.

Tercer acto, el de la resignación, el de la conclusión de la historia. Un acto que nos trae 4 temas con unos FREEDOM CALL variados, ofreciendo todo aquello de lo que son capaces sin tampoco grandes alardes técnicos, brindándonos un interesante prólogo en alemán (con un ambiente muy folk, en el más espiritual sentido de esta palabra) en “Ludwig II. – Prologue”, seguido de un épico “The Shadowking” donde se resume la historia a base de melodía y potente sección rítmica, sin llegar a conformar una composición verdaderamente destacable, una pequeña versión piano en formato de balada del cuarto tema, en esta ocasión denominado “Merlin – Réquiem” y un destacable “Kingdom of Madness”, muy rockero y festivo que acaba el álbum incluyendo elementos modernos en uno de esos cortes donde la letra y el ritmo de la canción se contraponen totalmente, dándole un contrapunto muy atractivo al resultado final.

Para finalizar, y fuera de todo este contexto, pero destacable como la que más, tenemos el final con “A Perfect Day”. Un tema de obligada escucha, tanto como lo podría ser aquel cachondo y divertido “Perfect Gentleman” de Helloween. Ritmo pegadizo, letra hilarante y muy vacilona para un final que te deja con una sonrisa de oreja a oreja. Uno de esos temas que llevan intrínseco el positivismo y la actitud “happy” de esta más que respetable banda.

Nuevo disco de FREEDOM CALL que mantiene el nivel, nos trae nuevos temas que guardar entre la discografía del grupo y nos ofrece también una nueva cara de la banda en determinados momentos pero manteniéndose fieles a si mismos… No se les puede pedir más.

Puntuación: 8

 
contador de visitas